h1

El clasico en Tel Aviv por Uri Tanis Socio N 29 de la Filial

Con nervios, ansias, con las típicas vivencias que acompañan a las horas previas de un clásico, pero por sobre todo, incertidumbre, mucha incertidumbre.
Quien saldrá a jugar? Ese rejunte de potrero que se encuentran por primera vez en el árido suelo sanjuanino y que vuelve a capital con la cola entre las patas? O la maquinita aceitada que dio cátedra contra Vélez y Lanús? O tal vez los heroicos soldados que combatieron contra el enemigo brasilero que a fuerza de valor y mucho amor propio consiguieron el pasaje a cuartos de final cuando eran ya varios los que habían abandonado el estadio…

Y se dio. Se nos dio a nosotros, los millos de Israel y a todas las gallinas del mundo. Porque hace tiempo que no se ve a River pasar por encima a los primos, a los polutos como suele llamarlos Don Luis D. Se nos vino a la cabeza por un momento aquel clásico en el cual ganábamos 1 a 0, los teníamos contra las cuerdas, ellos se quedan con 10 por la expulsión del arquero y nos terminan empatando por un penal inventado a ejqueloto a 5 del final.
Pero no, la historia de ayer era otra y aun no había sido escrita. Ese primer tiempo fue para enmarcar, ese tomalavosdamelami entre Augusto y Ortega sobre el lateral que culmina con un delicioso túnel, no entra en la cuenta de los goles pero si clarifica el mensaje de que aquí hay un dueño de casa, que cuando esta de entrecasa, se siente cómodo y si se lo propone, hace lo que quiere. En otras palabras, se les hizo sentir extraños, incómodos y hasta indeseados. Queres jugar? Pedí permiso, queres pasar? Solo si te dejo. Queres hacer un gol? Vostasloco? Noooo, hoy no querido, volve otro día.

Hoy no podemos dedicarnos a la crítica de absolutamente nadie Don Luis, eso no quiere decir que suframos de amnesia súbita y olvidemos el pasado. El clásico es uno de los 6 objetivos que tanto River como ellos tienen por año: apertura, clausura, copa, sudamericana y 2 clásicos. Se gano? Objetivo cumplido y a otra cosa.

Pedíamos explicaciones antes del partido. Como es que Ponzio va de 3? No convendrá devolverle a Ojeda la titularidad? Buonanotte de titular?! No lo estará quemando? Las respuestas están a la vista. Me sumo al llamado de Mariano con eso de que si salió una vez no significa que se haya encontrado la solución al problema. Ponzio empezó de mediocampista, paso a marcar el lateral derecho (lo que se dice un polifuncional) y ayer lo disfrazaron de marcador de punta izquierdo.
Hay que reconocer que el disfraz ayer no lo quedo nada mal, pero mucho gracias a los parches que Tuzzio le fue agregando a medida que su intervención fue necesaria. Un fenómeno lo de ayer, barriendo su vereda y también la del vecino e incluso aporto alguna que otra subidita hasta el medio donde encontró en un par de oportunidades al enano en una y no recuerdo a quien en la otra, para dejarlos en buena posición de ataque.
De cualquier modo, me parece que la superioridad no fue solo en la zona de ataque sino todo lo contrario, lo ocurrido de mitad de cancha hacia delante es producto de la importante labor de la defensa y más que nada, del medio campo. Así es y así debe ser. La base está abajo, el medio contribuye con esta línea peleándola y ensuciando la llegada ya en zona de creación y cuando les controlas las acciones, incluso cuando son ellos los que tienen la pelota, nacen nuestros ataques. Se desordenan, la pierden con facilidad, se le cierran los caminos que al fin y al cabo son los mismos que a nosotros se nos abren.

Éramos como 40, estaban todos, Martin el presi de la filial que tira pa’delante no gracias sino, a pesar de la “cooperación” por parte del club, rifando y repartiendo premios, Mauricio Y, Dani A, Jorge S, con su peinado muy pero muy similar al de Martin… Y Eze, hasta el viejo matador de la lista que tiene un desborde parecido al del negro Ortiz pero por derecha, un fenómeno! Conocí a Oscar S., un paisano que ya hace 35 años que puebla estas laderas, pero que a la legua se apreciaba la especial tonalidad del rojo de su sangre, idéntica a la de la banda de la camiseta que vestía.
Se dio una fiesta fenomenal, supongo que se vivió de la mejor manera y solo el haber estado en el mismo Monumental hubiera superado esta vivencia. Lo que no disfrutaron todos ustedes, queridos millos del mundo, es haberlo tenido a Iuda Arán de comentarista, bostero declarado que mucho le cuesta ocultar su verdadera identidad. El que se queja en plural cuando en realidad es su propia garganta la que se está expresando.
La finale fue abrazado con Eze dedicándole un: Iuda Arán Iuda Arán, Iuda Arán Iuda Arán, Belluschi y el burrito por el culo te la dan!!!
La gente del lugar no conseguía entender que bicho les pico a estos locos. Saltan, gritan, cantan, se abrazan… A modo de comparación, el martes pasado estuvimos en el mismo sitio donde se juega semanalmente futbol de 5 en césped artificial y vimos un grupo de hinchas del Barsa que se había juntado para ver el partido por la liga de campeones. A ver… bue… digamos que ellos se comportaron en forma muy civilizada, se notaba que eran gente proveniente de una cultura del primer mundo. Esto claro comparado con el descontrol total desatado luego del golazo de Falcao y no es que volaron sillas ni butacas ni nada que se le parezca, pero digamos que no hay mucha gente en el mundo que reaccione así ante un partido de futbol. En ese sentido es cierto, pertenecemos a culturas diferentes y no me arrepiento ni esto!

Pensamos que al habernos quedado sin el chileno para el superclásico, el único que por entonces encendía alguna que otra luz dentro de toda esa penumbra, significaba nuestra sentencia. Creímos que al no contar con un marcador de punta izquierdo (se escucho a más de uno recordar a Mareque), el renacuajo con colita, alias Palacio, se haría una fiesta por ese lateral. Temimos que Pajermo se adueñe de nuestra área ante la impotencia de nuestros centrales y abastecido por Gracián por el que se hizo más de un intento en traerlo. Supusimos que el haber tirado al enano entre los 11 titulares fue una decisión precoz que provenía más que nada de un último intento, del suspiro final de un DT que vacía sus arcas y reza por una redención inmediata.
No sé, realmente no creo que con esto se haya salvado el pellejo, pero hoy por hoy debemos reconocer que el resultado dejo en claro su acierto y del mismo modo, nuestro desacierto. Para la alegría de todos, el acertó y nosotros, los que tuvimos una tendencia pesimista, estuvimos en un error afortunado.

No miren la tabla, estamos muy lejos de los de arriba, limitémonos a contemplar y planificar el próximo paso. No se preocupen quien puede llegar a ser nuestro próximo rival en la sudamericana en caso de pasar a semifinales. Fijémonos como se hace para ganar el próximo partido contra Defensor, solo eso. Si nosotros hacemos bien lo nuestro, tal vez, por ahí, contemos con la cooperación de los que están arriba y tal vez se nos de.
La pregunta es si este clásico ganado demarcara un antes y un después en esta era passareliana que supo de muchos altos y bajos, lamentablemente mucho mas de estos últimos.

No está todo dicho, pero tampoco queda mucho tiempo más para decir, pero este último partido me tiene que volver a recordar que lo último que se pierde es la esperanza.

Un abrazo para todos,

Uri

A %d blogueros les gusta esto: